ivan rohe

ivan rohe desciende de la nave en tenerife, a partir de los once años comienza un viaje interior que le mantiene un poco alejado del mundo. a los 19 años, una sintomatología le obliga a quedarse encerrado en su casa durante tres años en silencio, ahí  comienza a plantearse profundamente su vida, el trabajo y sus relaciones. el despojamiento, la desnudez, la búsqueda no de sentido, de lo esencial, define su vida. el silencio es el lugar desde donde habla. empezó a escribir cuando callo. tres años de silencio le otorgaron el vacío necesario desde el cual hoy habla, se dice, respira.

O

intento sacar al lenguaje de sus habituales lugares para volver a originar. me gustaría nombrar todo, quizás algo, como si fuera la primera vez. invento una lengua para cavar más hondo, para llegar a tocar la luz.

he creado una brecha al interior del tiempo voraz, apresurado y mortal, para encontrar por dentro, atravesando el segundo, la luz eterna que hemos desfigurado y negado. he cruzado antes de que sea tarde y ya no pueda volver a conocerla. he llegado a estados para los que nadie me había preparado. he amado las formas, he podido verme en otro tiempo atrás y delante, he conservado conmigo en esos espacios, donde los que fui y seré junto con los que aún no están, me dieron símbolos, lógicas y aperturas para la vida actual.

nací, esta es la palabra más entera. morir una palabra llena de vida. morir la vida, el paso decisivo. he visto detrás del tiempo como una estrella se creo y como ahora se desdobla. no había que llegar al origen, había que ir al original.  he salido de la creencia y he entrado en la certeza.

surjo del caos de los instintos, de la noche de las entrañas. la luz fue aconteciendo, como viniendo de la nada, las revelaciones llegaron con indecible seguridad y finura, algo se dejaba oir, algo me conmovía y transformaba en lo más hondo.

oí.

porque con el corazón se cree, he optado por el camino de la fidelidad, así el justo vivirá por la fe. el que crea y sea bautizado por la luz de su propio espíritu será salvo. por eso digo; crean que ya habéis recibido todo lo que estéis pidiendo en oración, y lo obtendréis. porque de aquel que cree brotarán ríos de agua viva.

no, no somos el fuego que se consume,
somos la luz suave que se respeta.

la vida;
pasar de un yo que quieres ser algo, a transformarse en ese ser que es todo.

¿quien soy?
nunca el mismo.
todas las posibilidades reunidas.

yo era y nada era conmigo, yo soy ahora tal y como era.

mi trabajo; cuido de las flores, del polvo de las mariposas y las alas de los ángeles.

¿a dónde vamos?
hacia lo eternamente nuevo y vivo.

con respecto a mi labor, me declaro incompetente para explicar algo de lo que aquí se hace. me declaro en este instante responsable absoluto de lo que aquí se hace. y quisiera declarar, pero no jurar, que soy todo lo que aquí digo y también todo lo que aquí silencio. y advierto, que no habrá ninguna teoría razonable ni novedosa sobre mi trabajo, ninguna explicación metódica acerca de el, ninguna descripción comprensiva, ninguna justificación sistemática en torno del probable sentido que aquí presento. no, no podría haberlo, no podría hacerlo. aún cuando he pasado los últimos años no haciendo otra cosa que haciéndolo. carezco de toda comprensión puntual e irreflexiva al respecto de saber algo sobre aquello que he hecho y que hago. más aún, no dispongo de ningún discurso racional, técnico y/o disciplinar que pueda aproximarse, inclusive mínimamente a este lugar que de momento solo se me ha dado a llamar *dimensión impersonal*. una danza, es cierto, que a veces me deja inmóvil, que otras veces me obliga en la mayoría de las ocasiones a obedecer temblando, con miedo a un impulso, un gesto más próximo a un ritual inexplicable, indefinido, interminable, brutal.

mi trabajo evoluciona y se transforma a medida que avanzo en la vida. he ido eligiendo aquello que se adapta a mi historia. comparto lo que he aprendido con aquellos que están interesados y me ofrezco al servicio de lo que he descubierto. estoy compartiendo mi silencio, mi alegría, mi íntima iluminación. disfruto con ello y, cualquiera que quiera disfrutarla conmigo, es bienvenido.

abro un conocer y sentir silenciosos, me interesa hacer presente una dimensión, encarnarla, hablar del silencio de mí mismo, desde el vacío de mí mismo. no enseño, acerco a un lugar vacío de toda estructura. hablo de lo que está más allá de toda posibilidad de representación. no  propongo, no impongo no hay un modo de, no afirmo, no hay nada ni nadie. no pido que se busque un sí mismo, invito a ser como la tierra desnuda olvidada de sí misma, acogiendo igualmente el agua que la moja y el sol que la quema. la idea es aprender nada, que pase algo.

hablo de lo intimo, de la iniciativa y la creatividad para abrir la propia hondura, el propio tiempo. me ofrezco, doy mi desnudez y mi silencio. posibilito la inmediatez del sentir, el nacimiento de la escucha y la acogida completa a toda realidad, la veneración a todo tal como viene y lo creamos.

proporciono entornos en los que pueda tener lugar la abertura de otra realidad, una nueva perspectiva sobre el mundo y las relaciones humanas.   invito a ver otra posibilidad, dar a luz a nuevas formas en nuestro sistema biológico. un espacio para reubicarse a travez del acto de recordarse.

no intento educar a nadie, mi única tarea es llevar al humano si quiere de vuelta a su original, a sus máximos potenciales, a encarnar su mejor tiempo. que no hay que dejarse llevar por ninguna obstinación muda hacia un fin milenario, que hace falta lo discontinuo. hay que sacudirse, arrojar de uno mismo lo convencional, lo ya vivido, lo ya sabido, lo ya aceptado, lo ya sido. hay que dejar ese personaje más vivido por ayeres que viviente hoy.

se necesita a veces esa violencia que abre la puerta a otra cosa, besos que puedan hacer añicos el viejo orden sin dejar nada como era antes.

mi obra es la deconstrucción de mí, de ese sujeto socializado. el don, es el de rescatar del estancamiento repetitivo, que es esa forma de mirar, ese estar frente a todo sin entregarse a nada, el no ver, el corroborar y considerar.

vengo a declararnos sanos, lógicos, poetas, brujas y magos portadores del sentido común, a romper el sinsentido de los adaptados, de los colonizados por el sistema, que pretende a todos iguales para que nadie sea único. denunció el espejismo de lo continuo, la falacia de lo inmóvil y lo repetible. miro, para que puedan ver esa locura donde está el mundo encerrado, la reja de la repetición, ese delirio que se oculta tras la niebla de algún fármaco, detras de un vino ritual o algún estornudo genital.

vengo para que la realidad se a b r a, para renobar la fe.

no enseño, no señaló, invito a la concreción, a la creación, al salto, a la súbita apertura.

mi querer hacer no lo ha conducido la razón, sino que me ha lanzado un impulso.
comienzo con un silencio a partir del cual se configura algo. busqué mucho cómo llamar a está manera imprevisible con la que trabajo y nunca encontré otra palabra que; d e c o n s t r u c c i ó n.

realizo sesiones individuales, vivenciales, conversaciones y estancias de varios días, no utilizo ninguna técnica o método en particular, sólo estoy para acompañarte, descolocarte y estimularte,  invitarte a que no te mientas más.

no estoy aquí para enseñar nada, sino para provocar algo en ti.